Categorías
Salud

Test de embarazo casero ¿Es el método más seguro?

¿Piensas que son muy simples de usar? Aquí está el gran valor de cómo funcionan las pruebas de embarazo de orina. El test de embarazo casero es el método más seguro para saber si está embarazada.

Tener toneladas de opciones para las pruebas de embarazo es excelente, pero el gran número de marcas para elegir es vertiginoso, pero muchas no saben cómo funcionan y cuál funciona mejor. ¿Cual es la diferencia? ¿Cómo debo probar los mejores resultados? ¿Y cómo funcionan estas cosas? Aquí está la respuesta a todos estas interrogantes.

Cómo funciona el test de embarazo casero

Lo primero es lo primero: puede haber docenas de diferentes pruebas de embarazo de orina en el mercado, pero si estás en el consultorio del médico o compras lo que está a la venta en la farmacia, todas las pruebas de embarazo miden una hormona llamada gonadotropina coriónica humana o HCG .

HCG está en su sistema incluso sin el embarazo, pero una vez que un feto se implanta y comienza a crecer, el nivel de hormona-medido en lo que se llama Unidades Internacionales, que sólo significa el volumen de hormonas en la sangre y la orina despega.

“Una vez que el nivel de hormonas llegue a 25 Unidades Internacionales (IU), la prueba parecerá positiva”, dice el médico G. Thomas Ruiz.

Probar en la mañana

La mayoría de las pruebas de orina recomiendan usarla en la mañana esto debido a que después de varias horas de sueño, el HCG tiene una oportunidad de acumularse en su orina y acumularse en su vejiga.

prueba
Lo recomendado es usarla en la mañana.

La orina está más concentrada con HCG y por lo tanto más probabilidades de resultar en una prueba positiva si está embarazada.

Las pruebas disponibles en el mercado hoy en día son mucho más sensibles de lo que eran hace una década.

Pruebas cualitativas

Todas las pruebas de orina son cualitativas, dice Ruiz, lo que significa que sólo indican la presencia de HCG en la orina después de que golpea 25 IU.

Pero también hay pruebas cuantitativas, que se realizan midiendo la cantidad de HCG en el torrente sanguíneo de una persona. En una mujer que está en riesgo de aborto espontáneo u otras complicaciones del embarazo, los médicos pueden querer una prueba cualitativa para ver si la HCG está aumentando a medida que el embarazo madura.