Categorías
Familia

Frases negativas para los niños ¡Cuidado con lo que dice!

Hay muchas frases negativas para los niños que los padres suelen decir a diario. Nos siempre se piensa en el significado de esas palabras y sus consecuencias.

Aquí le mostramos algunos ejemplos de cosas que no debería decir a sus hijos. También debe tener en cuenta la importancia de no gritarles.

Frases negativas para los niños

1. “Buena chica o buen chico”

Una de las frases negativas para los niños es el término “buena chica” o “buen chico”. Muchas veces se utiliza esta palabra como un cumplido, pero en realidad se trata de un comentario vacío que no tienen ningún significado. Los niños son personas que merecen respeto, por eso sería más agradable y constructivo decirle “gracias” o “yo aprecio que hagas esto”.

2. Comentarios sobre la apariencia física 

Cuando los padres dirigen comentarios hacia los niños sobre su apariencia física pueden estar enviando un mensaje equivocado.

Es importante tener conciencia de que los cumplidos que un padre le hace a su hijo reflejan lo que en realidad son, los hace sentir valorados y amados

3. “Ese juguete no es para niñas” (Y viceversa)

Otra de las frases negativas es decirles “ese juguete no es para niños”. El hecho de tener una vagina o un pene no determina lo que un niño es capaz de hacer.

Los juguetes son simples objetos para la distracción, no hay juguetes para niños o juguetes para niñas. Limitar innecesariamente a los hijos basados en la concepción de los padres es una idea basada en estereotipos aceptables o no para la sociedad.

4. “Se podría haber hecho mejor”

Cuando los hijos fracasan en algo, decirles que “se podría haber hecho mejor” puede aumentar su sentimiento de culpa. Esto no quiere decir que no deba darle el apoyo que necesita.

Tal vez el resultado que usted le critica a su hijo es lo mejor que fue capaz de hacer. El rendimiento de cada niño es distinto y el aprendizaje se logra cometiendo errores.

5. “Esfuérzate para que seas alguien en la vida”

No todos los niños son buenos en la escuela y no todos llegarán a la universidad, aunque este sea el sueño de los padres.

Cada uno tiene su propia fuerza y sus propios intereses. La forma en la que los niños se dedican a su trabajo escolar no es necesariamente indicativa de sus éxitos cuando sean adultos.

6. El silencio

Una de las cosas más perjudiciales es no decir absolutamente nada a los hijos.

Cuando los padres no hacen el esfuerzo para conectarse con sus hijos y tener un interés sobre sus vidas se le está enviando el mensaje de que sus necesidades no son importantes, y que no tienen tiempo para ellos.

Nuestros niños son importantes, al igual que lo que le decimos. Por esto tenga cuidado con las frases negativas para los niños. Tome en cuenta sus palabras y elija con cuidado lo que le dice.