Investigadores buscan aumentar la eficiencia energética de los robots


Cuando se trata de la robótica, el reino animal es siempre una fuente de inspiración y la biomimética es un fenómeno extremadamente común. Después de hacer versiones de robots de animales tan variados como un pulpo, un primate africano llamado galago y un murciélago en los últimos 11 meses solos – siempre con el propósito de afinar nuestras máquinas – los investigadores ahora han creado el animal terrestre más rápido del mundo, el guepardo cazador para buscar la eficiencia energética en los robots. ¿Cómo? ¡Sigue leyendo y entérate!

Geert Folkertsma de la Universidad de Twente en los Países Bajos construyó una versión reducida del guepardo para su tesis doctoral.

El robot utiliza aproximadamente un 15 por ciento más de energía que un guepardo real, que es muy eficiente, en cuanto a energía. Pesa unos 2,5 kilogramos y mide unos 30 centímetros de largo y puede viajar a la velocidad de 1 kilómetro por hora.

eficiencia energética
El guepardo robótico tiene como objetivo mejorar la eficiencia energética de los robots.

Se busca la eficiencia energética

En una declaración en el sitio web de la universidad, Folkertsma explicó: “Como es de esperar del animal terrestre más rápido del mundo, el guepardo hace un uso muy eficiente de su energía. Quería crear un robot que funcione de la misma manera, con el objetivo de aplicar este conocimiento al desarrollo de nuevos robots. … Al aplicar el conocimiento sobre los patrones de movimiento del guepardo, se pueden desarrollar robots que caminen con más elegancia y sobre todo de manera eficiente”.

El investigador pasó cuatro años estudiando amplias secuencias de vídeo de guepardos y desarrollando su robot.

Folkertsma se dio cuenta de que la columna vertebral del animal podía doblarse y extenderse, haciendo sus movimientos mucho más eficientes que cualquier robot existente. También encontró que los guepardos pueden almacenar mucha energía en los músculos. Reprodujo ambos efectos en su robot usando la colocación cuidadosa de los resortes, de modo que el robot tiene la misma columna vertebral, el hombro y las posiciones de la cadera como el animal.

Sin embargo, el robot de Folkertsma no es realmente como un guepardo en otras funciones.

“Un verdadero guepardo no sólo corre, sino que también trepa árboles por ejemplo. Eso no es algo que nuestro robot necesita copiar. Después de todo, el objetivo no era reconstruir un guepardo, sino cosechar las recompensas de su forma eficiente de correr “, explicó.


¿Que te pareció?

Me Gusta Me Gusta
0
Me Gusta
Me encanta Me encanta
0
Me encanta
Me divierte Me divierte
0
Me divierte
Me asombra Me asombra
0
Me asombra
Me entristece Me entristece
0
Me entristece
Me enoja Me enoja
0
Me enoja

log in

reset password

Back to
log in