Rechazo hacia los alimentos durante el embarazo ¿Entérate el por qué?


rechazo hacia los alimentos durante el embarazo

¿Sientes rechazo hacia los alimentos durante el embarazo? Seguramente usted ha oído hablar de los antojos, pero también sobre las náuseas que provocan algunas comidas.

Pero los antojos tienen otra cara de la moneda que muchas personas no conocen. Una vez que está embarazada, es posible que no desee tomar el café con leche que tomabas todos los días por las mañanas. También puede ocurrir que no quiera ingerir algún otro alimento porque ahora no soporta su olor.

Rechazo hacia los alimentos durante el embarazo

Aproximadamente la mitad de todas las mujeres embarazadas sienten rechazo hacia los alimentos durante el embarazo.

“La gente siente todo tipo de repulsión”, dice Jennifer Wu, una obstetra y ginecóloga del Lenox Hill Hospital en la ciudad de Nueva York.

La taza de café tiende a encabezar la lista de las bebidas por la que las mujeres embarazadas sientes rechazo. Otros alimentos son las carnes, huevos y alimentos picantes o grasosos.

El rechazo hacia los alimentos también suele estar acompañado de náuseas o vómitos. En algunos casos estos suelen manifestarse en las mañanas, pero también puede ocurrir en las tardes o en las noches. Por lo general ocurren en el primer trimestre del embarazo, aunque pueden permanecer durante los nueve meses.

Causas de las aversiones hacia los alimentos

rechazo hacia los alimentos
Sentir asco por algunos alimentos durante el embarazo puede producir náuseas y vómitos

“En realidad, nadie sabe exactamente de dónde vienen las aversiones hacia los alimentarias”, dice Anjali Kaimal, especialista en medicina materno-fetal en el Hospital General de Massachusetts en Boston. Sin embargo, como otras tantas cosas durante el embarazo, la historia indica que se puede deber a las hormonas. “HCG (gonadotropina coriónica humana) es lo que creemos que es el culpable”, dice Kaimal.

Esta hormona desempeña muchas funciones durante el embarazo. Tiende a alcanzar su punto más alto durante el primer trimestre. “Los picos de HCG se presentan alrededor de la semana 11 de embarazo, y luego empieza a bajar,” dice Kaimal. Este es el mismo tiempo en el que las mujeres tienen más náuseas y vómitos .

Otras hormonas pueden estar detrás de los cambios en el olfato y el gusto en las mujeres embarazadas.

“Las mujeres tienen un mayor sentido del olfato y el gusto en el embarazo, y cualquier cosa con un fuerte olor les puede hacer sentir náuseas”, dice Wu. Pero no es una regla. “Mucha gente tiene una aversión de pollo a pesar de que no huele tan fuerte”, dice la especialista.

Para muchos expertos, las hormonas son el principio y el final de por qué sentimos repugnancia hacia los alimentos. Básicamente, creen que no querer ciertos alimentos es una consecuencia de las hormonas fuera de control.

En todo caso hay algunos consejos que le pueden ayudar a calmar las nauseas matutinas durante el embarazo.

Otra teoría sobre el rechazo de los alimentos

Otros expertos, sin embargo, creen que la aversión a la comida, junto con náuseas y vómitos, tienen un propósito: alejar a las mujeres de los alimentos que pueden contener cosas perjudiciales para la madre o el bebé .

Aunque sentir repugnancia hacia algún alimento rara vez tiene un resultado perjudicial para la madre o para el bebé.

“Hay que respetar las aversiones y mirar a la dieta total”. Es difícil de decir, “siento que la comida me da asco, pero aún así me la debo comer”, dice Kaimal.

Se recomienda a las mujeres “escuchar a su cuerpo”, dice Wu. “Nuestro principal objetivo es tratar de obtener las calorías necesarias. Comer una gran cantidad de pan no es lo ideal, pero también necesitamos obtener suficientes calorías “.


¿Que te pareció?

Me Gusta Me Gusta
0
Me Gusta
Me encanta Me encanta
0
Me encanta
Me divierte Me divierte
1
Me divierte
Me asombra Me asombra
0
Me asombra
Me entristece Me entristece
0
Me entristece
Me enoja Me enoja
0
Me enoja

log in

reset password

Back to
log in