Evitar los antojos será más fácil si sigues estos consejos


evitar los antojos

Ya sea que se trate de una rebanada de pizza o una porción de torta, evitar los antojos es casi imposible de ignorar. Nuestro cerebro juega un papel muy importante para poder detener ese antojito, y aquí te desmostraremos que no es tan difícil ignorarlos como creías.

Las ansias son tanto mental como física

El entrenador y especialista en obesidad Michael Mantell, dice que: “El deseo comienza en tu mente y luego en tu boca.”

A menudo relacionamos el antojo con la falta de autocontrol, pero podría ser simplemente la forma en la que tu cuerpo reacciona. “Tu cuerpo está diseñado para evitar morir de hambre. Es por eso que cuando no le das a tu cuerpo suficiente comida, este se descompone demasiado rápido y libera la hormona del estrés“.

Tara Coleman, una especialista en nutrición explica que cuando tu cuerpo desea un alimento por lo general manifiesta deseos de comer dulces y carbohidratos, no verduras.

Los antojos también pueden estar ligados a sentimientos como la tristeza, la ira, el aburrimiento, el estrés, o incluso excitación. Hay que ser consciente de esta conexión, sabemos que no siempre es posible evitar por completo sentirse estresado, cansado, o con deseos de comer.

La próxima vez que sientas deseos por un chocolate puedes probar los siguientes consejos para evitar los antojos.

manos frutos secos
La proteína toma más tiempo en ser digerida lo que tiende saciar más.

1. Come proteína

La próxima vez que se te antoje algo dulce, ten a tu alcance yogurt griego o un puñado de nueces. Coleman recomienda tener una merienda alta en proteínas, esperar 20 minutos, y si todavía sientes deseos por el chocolate, vuelve a comer un poco. La idea es que el aperitivo de alto contenido en proteínas satisfaga tu hambre y calme las ansias por completo (mientras que también ayuda a regular la tensión, que obviamente no lo hará el azúcar)

Estudios demuestran que una dieta alta en proteínas puede ayudar a perder peso. ¿Por qué? La proteína toma más tiempo en ser digerida lo que tiende saciar más.

2. Respira profundo tres veces

Los ejercicios de respiración son muy eficaces. Cuando sientas un antojo respira profundamente tres veces. Mantell sugiere el uso de estas respiraciones para comprobar sus emociones. Pregúntese: “¿Por qué quiero comer esto ahora?” “¿Físicamente tengo hambre?” y “¿cómo me siento emocionalmente en este momento?” Estas preguntas despejarán las motivaciones detrás de su deseo.

“La conexión mente-cuerpo es clave”, dice Gina Hassick, RD.

3. Dígase a sí mismo “en otro momento”

Nuestros pensamientos (y muchas de nuestras emociones) son acerca de nuestra propia perspectiva, según Mantell. Si podemos cambiar su forma de pensar acerca de algo, a menudo puede cambiar la forma de sentir. Diciéndonos a nosotros mismos que podemos tener ese antojo “en otro momento” eso ayudará a engañar a su cerebro y quitar la ansiedad de su lista de prioridades.

4. Anota tu respuesta ideal

Dígase a sí mismo “en otro momento”

Mantell sugiere escribir una respuesta racional. Por ejemplo, si a las tres de la tarde dices, “me muero de hambre, realmente necesito una galleta,” debes responder, “estoy teniendo un antojo. No quiere decir que debo comer. Esto no es realmente una emergencia “.

La idea aquí es similar a decir “ahora no, en otro momento.” Al escribir estas declaraciones, se fuerza al cerebro para tener en cuenta los pensamientos positivos, más racionales (incluso si no lo hace totalmente, las cree).

5. Piensa en cómo te sentirás después

Es importante tener en cuenta cómo te sentirás después que disfrutas un antojo. “Si estás deseando una hamburguesa gigante con papa fritas para el almuerzo, pensar no solo en cómo vas a sentirte en el momento, sino también después”, dice Coleman. “Tal vez tienes un montón de trabajo que hacer y posiblemente te sentirás muy pesado para continuar con tu labor.”

6. Busca distracción

Comer una rebanada de pastel no es la única manera de dejar de sentir ansias. “Si físicamente no tienes hambre, intenta despejar tu mente, toma un baño, llama a un amigo, revisa el teléfono, escucha música,” dice Hassick.

La clave es hacer algo que te haga feliz.

Una característica de cuando estamos estresados es que nos gusta masticar alimentos crujientes. En esos casos hay que buscar una distracción. Tratar de hacer ejercicio, salir a caminar, hacer siempre algo que nos ayude a calmarnos cuando estemos tensos.

La distracción es clave, te ayudará a concentrarte en otra cosa.

Ahora podrás evitar los antojos

Es importante asegurarnos de que estamos consumiendo la porción perfecta. “A menudo, cuando estamos tratando de comer sano, sin darnos cuenta nuestra dieta es baja en calorías, proteínas y grasas”, dice Coleman.

Alejarse de la cafeína, beber mucha agua, y dar prioridad a al sueño puede ayudarnos a controlar y evitar los antojos.

Recuerda tomar el control de tus pensamientos y acciones.


¿Que te pareció?

Me Gusta Me Gusta
0
Me Gusta
Me encanta Me encanta
0
Me encanta
Me divierte Me divierte
0
Me divierte
Me asombra Me asombra
0
Me asombra
Me entristece Me entristece
0
Me entristece
Me enoja Me enoja
0
Me enoja

log in

reset password

Back to
log in